CAT ESP

Blog:

RSS

Sanciones a los trabajadores

24/03/2017

Una de las facultades que tienes como empresario para corregir el comportamiento inadecuado de tus trabajadores es sancionarlos, de acuerdo con lo dispuesto en el convenio colectivo de aplicación a la actividad. Dependiendo de la gravedad de los hechos la falta puede ser leve, grave o muy grave y, por tanto, la sanción que aplicarás estará en consonancia. Normalmente las leves sólo conllevan una amonestación verbal o escrita. En cambio las graves te permiten castigar al trabajador sin que pueda venir a trabajar durante unos días y que, por tanto, no los cobre, pero nunca puedes hacerlo trabajar sin cobrar o, por ejemplo, prohibirle descansar o no hacer vacaciones. Las muy graves no solo permiten sancionarlo con días sin trabajar y cobrar, sino que también tienes la opción de despedirlo sin indemnizarlo. Ahora bien, el despido es la sanción más grave y, por tanto, la infracción del trabajador debe ser de suficiente entidad.

En todos los casos, como trabajador puedes impugnar la decisión del empresario por la vía judicial y pedir que te retiren la sanción o que la rebajen.

Tanto desde una posición como de la otra, desde el Bufet Molina Bosch te recomendamos que mires que dice el convenio aplicable en cuanto a las formalidades de comunicación de la sanción y que tengas presente los periodos de prescripción, ya que un error formal puede desembocar irremediablemente en una sanción revocada.

Sanciones a los trabajadores Facebook Twitter Linkedin Google +

¿Puedo cambiar la cerradura de un arrendatario que no me paga?

17/03/2017

La respuesta es rotunda: no. Ya que si lo haces estarás cometiendo un delito de coacciones castigado con una pena de multa de hasta tres meses si no utilizas violencia y con una pena de hasta tres años de prisión si la coacción la realizas con violencia.

El delito de coacciones se comete cuando alguien presiona o compele alguien que lleve a cabo una conducta que no desea, sea justa o injusta, o se lo impida realizar los actos que quiere ejecutar.

Por ejemplo, es una coacción si cortas la luz y el agua de una vivienda porque quieres que el arrendatario que vive te pague las rentas mensuales adeudadas. O también lo es cuando, por ejemplo, con la concurrencia de varias personas acudes al despacho de un empresario y la obligas a readmitir a un trabajador.

Por tanto, desde el Bufet Molina Bosch te recomendamos que vayas con cuidado antes de hacer cualquier cosa que pueda suponer una coacción, y que nos consultes ante todo cuál es la mejor solución para conseguir lo que quieres.

¿Puedo cambiar la cerradura de un arrendatario que no me paga? Facebook Twitter Linkedin Google +

Mi vecino no me deja vivir tranquilo

10/03/2017

Hay muchas maneras a través de las cuales un vecino puede perturbar la tranquilidad  que quieres disfrutar en tu casa. Puede que un vecino tenga una fuga de agua en una tubería, que esta se filtre hacia tu casa y te provoque humedades o desprendimientos; puede ser que una fábrica cercana expulse humos, vapores u olores fuertemente desagradables que van a parar a tu comedor; puede que un local de ocio produzca ruidos exagerados o iluminaciones molestas durante la noche, etc.

No estás obligado a soportar todo este tipo de perturbaciones o sólo hasta un cierto límite. Si te encuentras en una de estas situaciones, desde el Bufet Molina Bosch te recomendamos que dejes constancia del daño que te están produciendo. Esto en algunos casos no es tan sencillo (el caso de los vapores, olores, ondas electromagnéticas) y convendrá que recurras a técnicos expertos. En segundo lugar, es necesario que lo comuniques por burofax a la persona que lo provoca y que le pidas que deje de hacerlo o que ponga los medios para minimizarlo.

Finalmente, si nada de esto funciona o consideras que tienes derecho a cobrar una indemnización, será necesario que pongas una demanda judicial para obligarle a corregir su comportamiento y que te compense los daños que has sufrido. ¡Pero ojo! No tardes más de lo necesario en ponerte en marcha porque el plazo de prescripción, si no lo interrumpes, es de tres años.

Mi vecino no me deja vivir tranquilo Facebook Twitter Linkedin Google +
Páginas:
1 ... 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 ... 91

Tambien puedes leer

Los Blogs

CONTACTA AMB NOSALTRES SENSE COMPROMÍS 93 674 17 54 o info @ molinabosch.cat
Av. Rius i Taulet 5-9, 2n 2a - 08172 Sant Cugat del Vallès

Bufet Molina Bosch
Marcas de aceptación